Entrevistas, España, Migrantes

 “El venezolano es un excelente pagador y un cliente cumplido”

Juan Pedro Mancin, socio fundador de la empresa Reddo Credit, dejó atrás una vida de veintiún años en Estados Unidos para emprender en Madrid. Su compañía otorga préstamos rápidos y diseña productos financieros para la comunidad venezolana migrante en España. Ya han dado un millón de euros en créditos.

Juan Pedro Mancin, CEO de Reddo Credit, una empresa que otorga créditos a venezolanos en España

Briamel González Zambrano

Mientras hacía hallacas con su familia y un grupo de amigos en Madrid en diciembre de 2019, Juan Pedro Mancin (Caracas, 1977) empezó a macerar la idea de un emprendimiento relacionado con créditos rápidos para venezolanos residenciados en España. En enero de 2020, se reunió de nuevo con sus compañeros y no pararon de moldear el proyecto, investigando al mercado, los competidores y las posibilidades de éxito. El estallido de la pandemia de Covid no les detuvo. En mayo, plena efervescencia de confinamiento, Mancin y sus seis socios registraron la empresa y así nació Reddo Credit, una compañía que otorga préstamos rápidos a migrantes.

Antes de llegar a Madrid en 2018, Mancin vivió veintiún años en Boulder (Colorado, Estados Unidos). Allí estudió Administración en la universidad y trabajó como director en una empresa de telecomunicaciones. También emprendió con un restaurante y fue franquiciado de una cadena de pizzerías. En lo personal, se casó con su novia venezolana, que se fue a vivir con él a Estados Unidos. Tienen dos hijos que hoy tienen quince y once años respectivamente.

.-¿Por qué te viniste a España?

.- Quisimos tener la experiencia de vivir en Europa. De dar un cambio y la oportunidad a nuestros hijos de que vieran otra forma de vivir. Mis chamos son gringos, aunque siempre los llevé a Venezuela para ver a la familia, hablan español, comen arepas, pero crecieron en Estados Unidos y su mentalidad es la de allá. Mi esposa y yo queríamos también que vieran otras cosas. Ellos ya de mayores decidirán lo que deseen hacer. A mi hijo mayor le gusta mucho el fútbol así que está fascinado con el cambio (risas). A la pequeña le costó más al principio, pero ya está contenta también.

.-¿Por qué decides con tus socios diseñar una empresa destinada a venezolanos?

.-Cuando llegamos algunas personas nos sugirieron que emprendiéramos en hostelería, por ejemplo, pero pensamos que es un sector que los españoles tienen muy bien controlado y que sería mejor buscar un área donde aportáramos algo distinto. Así que, por una parte, nos parecía obvio que había un mercado con los venezolanos que nadie estaba explorando. Somos también migrantes. Sabemos que a mucha gente le cuesta ser tomado en cuenta por la banca tradicional. Por otra, tenemos una idea fija que es hacer país fuera del país. Quiero decir, para nosotros hacer que un venezolano prospere con estos préstamos, que monte su emprendimiento, que consiga pagar una deuda sin estar ahogado, que se compre una furgoneta, todo eso es también ayudar a Venezuela en buena medida. Evidentemente somos una empresa y buscamos obtener buenos resultados, pero lo que hacemos también tiene un impacto social.

.-De hecho, fuimos a la Web Summit en Lisboa, un evento dedicado a emprendimientos fintech (de tecnología financiera) y nos dieron el premio de “Startup de Impacto” generando aporte a la integración. El premio lo tenemos puesto en la oficina y me da mucho orgullo cuando lo veo. Lo hemos conseguido en muy poco tiempo, pero con mucho trabajo.

.-¿Qué se necesita para solicitar un crédito a Reddo Creddit?

.-Tener más de 18 años, tener documentación y rellenar el formulario que está en nuestra web. Hacemos un estudio del caso y le respondemos en pocas horas. Puede ser que al día siguiente ya tenga el dinero ingresado en su cuenta. Todo es por internet. No conocemos en persona a la gran mayoría de nuestros clientes. Es una empresa 100% digital. A los clientes que hemos conocido ha sido porque se han ganado algún premio en un sorteo de nuestro Instagram y lo han ido a buscar a la oficina.

.-Nuestros créditos personales van de 300 a 2000€. Prestamos también dinero a los “riders” (repartidores de comida/encargos a domicilio) para que puedan comprarse sus motos. Luego tenemos otros productos como créditos para microemprendimientos, con Pages Seguros tenemos pólizas para familiares en Venezuela, tenemos acuerdo con una clínica de estética y damos créditos para intervenciones allí.  Además, refinanciamos deudas. Le enseñamos a los clientes a tomar decisiones conscientes sobre sus finanzas personales. Tenemos una reincidencia de nuestros clientes del 52%. Es decir, en cuando terminan de pagar un crédito, evalúan la situación y tiempo después solicitan otro.

De izquierda a derecha: Alejandro González, Fernando Pages, José Antonio Cruz y Juan Pedro Mancin, socios fundadores de Reddo Credit. / Foto Cortesía

.- Parece una cifra de reincidencia muy alta. ¿Los intereses de vuestros créditos cuáles son?

.-Varían, pero en los préstamos personales son 10%. Te podría parecer muy alto, pero las empresas de microcréditos que ves anunciadas en la televisión cobran hasta el doble que nosotros. No nos gusta compararnos con este tipo de compañías porque trabajan distinto a nosotros, con plazos muy ajustados, intereses altísimos, sin asesorar bien al cliente, sin revisar si hay antecedentes del cliente en temas de apuestas. Nosotros tenemos otra visión y otra manera de gestionar los créditos. 10% suena alto, pero ten en cuenta que en Reddo prestamos el dinero (en el caso de los personales) casi sin ninguna garantía y el riesgo es altísimo y los créditos son a seis meses en muchos de los casos.  

.-¿Y el índice de morosidad?

.-Muy bajo. El venezolano es un excelente pagador, un cliente cumplido. Si no te puede pagar, escribe un mail, llama para la oficina, plantea el caso, da explicaciones y nosotros buscamos cómo solucionar. En este sentido estamos muy contentos. La respuesta y el compromiso de nuestros clientes es fantástica. El 72% de nuestra clientela es venezolana. Creo que le gusta nuestra empresa porque hablamos como ellos y conocemos de dónde vienen. Sabemos que en muchos casos la banca tradicional no los tiene en cuenta y es por eso que acuden a nosotros. En cuanto al resto de los clientes es de 20% de españoles y hay un 8% de migrantes de otros países.

.-¿Cuál es vuestro mayor caso de éxito?

.-No te podría decir uno porque aunque parezca demagógico en cada crédito estamos solucionando un problema a alguien. ¿Sabes lo que le soluciona a un rider tener su moto propia? También hemos dado un crédito a una chica que montó un mini emprendimiento de impresión (para vender tintas, etc), otro compró su furgoneta. La gente que compra seguros y ve que a su familia en Venezuela la atienden con casos de Covid. Todo esto nos llena mucho. Y si quieres un número, en diciembre pasado llegamos al número redondo de haber prestado ya 1.000.000 de euros. Parece poco para ser una empresa que se dedica a esto, pero si tienes en cuenta que son créditos de 300€, 600€, 2000€ entonces entiendes que se trata de un volumen alto.

Juan Pedro Mancin, Alejandro González y Carolina Páez Pumar, parte del equipo de Reddo.

.-¿Cuál es la diferencia de emprender en España con respecto a Estados Unidos?

.-El primer choque es la burocracia y la lentitud de los trámites. Al principio puede ser desesperante, pero luego lo entiendes. Imagínate que abrir una cuenta de banco para la compañía te lleve varios días. Eso en Estados Unidos es impensable, claro.

.-Pasa el tiempo y te vas adaptando a que así funcionan las diligencias. A veces, aunque quieres las cosas muy rápido, solo es cuestión de paciencia y de saber esperar.

.- En el caso de los temas bancarios también he vivido lentitud como cliente particular. A veces piden firmar papeles y declarar que no lavas dinero (por ser venezolano). Como sabes, tenemos paisanos que traen ingentes cantidades de dinero sin justificación.

.-Sí, claro. Sabemos que pasa eso. Yo tengo pasaporte italiano, pero el documento dice que nací en Venezuela y por eso me piden más requisitos y me hacen más preguntas.

.-¿Qué diferencias hay entre la vida en Estados Unidos y la de España?

.-(Suspira y sonríe un poco). No quiero herir a nadie porque en Estados Unidos fuimos muy felices y dejé a tantos amigos allá, pero vivir aquí es otra cosa. Es trabajar y también saber disfrutar de las cosas buenas y sencillas de la vida. Me fascina ver a media mañana a señora de ochenta años con sus amigas tomando unos churros con chocolate en una cafetería. Un tipo joven que hace un descanso del trabajo, se bebe una cañita en el bar de abajo (no es que se cae a palos, ojo) y vuelve otra vez a su oficina. Esa pausa para comer tranquilamente y seguir en tus obligaciones es una maravilla.

.-En Estados Unidos yo podía ver a gente comiéndose una hamburguesa dentro del coche durante la pausa del semáforo. Hay que construir la agenda cuidadosamente para cumplir con todo, trabajar, buscar a los niños al colegio, ir a reuniones, volver a casa y a lo mejor seguir trabajando. Es un ritmo muy frenético a veces. El tiempo del ocio y descanso no está en las prioridades del día a día. Aquí la gente sí lo tiene en cuenta porque sabe además que es bueno para la salud.

.-¿Qué proyectos tienen en Reddo Credit en el corto plazo?

.-Vienen muchas cosas buenas para los clientes. Una app de Wallet (billetera) desde donde puedan gestionarlo todo, una tarjeta de crédito Reddo y además queremos abrir en Italia y en Portugal donde vemos que hay grandes oportunidades. Todos estos planes son en el corto y mediano plazo.

España, Migrantes

¡Llégalo, llégalo!

Briamel González Zambrano

Mientras Yulimar Rojas saltaba en el aire hacia el oro y el récord mundial en los juegos olímpicos de Tokio 2020, su compañera gallega Ana Peleteiro brincaba y le gritaba fortísimo y con emoción desbordada: «llégalo, llégalo». Vimos las imágenes de esos momentos, de ese abrazo fraterno, de esa alegría compartida.

Más allá de la incontenible felicidad de ver a España y Venezuela obtener medallas, los gritos de Peleteiro me dejaron pensando en cuántas Anas tenemos los migrantes en nuestras vidas. Cuantos amigos hacemos a lo largo de nuestro recorrido en el lugar de acogida. Cuánta gente buena que se interesa por ti, por lo que pasa en tu país, por lo que quieres conseguir, por cómo está tu familia que se encuentra tan lejos. Esas personas que te animan siempre por solidaridad, por amistad, por compañerismo.

En los casi doce años en España he tenido tantas Anas. Mis amigas de la universidad en Venezuela que ya vivían en Madrid y que fueron las primeras en animarme a que me viniera. Viví y me empadroné en sus casas, me dieron un móvil, la tarjeta SIM, me llevaron a comprar ropa de abrigo y la tarjeta del Metro, me dijeron qué trámites hacer en Extranjería, me inscribieron en el máster cuando yo aún estaba en Caracas y no me habían aprobado la visa. ¡Gracias!

Luego empecé a estudiar y tuve mis amigas de la universidad de aquí. El Latin Team. Un grupete de periodistas de Argentina, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. Puros «países potencia», vamos. Nos sostuvimos en el frío, en el calorazo, en las salidas de marcha por Madrid y en viajes con poco presupuesto y muchas ganas. Aún hoy nos sostenemos, hablando de nuestros países y sus tragedias, nuestras maternidades y nuestras vidas. ¡Gracias!

Despues seguí estudiando y conocí a mis amigas de la Universidad Complutense. Mis complugirls. Mi inmersión en la realidad y política españolas. Mi intensivo de cómo la crisis ha tratado a la juventud más preparada de España, que tiene carreras, idiomas, Erasmus y también contratos y trabajos precarios. Condiciones difíciles. Ellas, Yara, Alba y Leti me enseñaron mucho de su país. Algunos de nuestros profesores del máster luego fundarían el partido Podemos. Flipamos. Vivi con Leti en un piso en Plaza Ciudad de Salta y aprendí a convivir con Gizmo, su perro, que no me hablaba porque sabía que soy alérgica. ¡Gracias!

Están los amigos y compañeros que conoces en los trabajos. Isabel que me enseñó refranes de España, la cultura manchega (como buena toledana) y que una amistad puede estar a prueba de aviones, hoteles, proyectos y distancia.
Wendy que, en medio de la gravedad de mi padre, me escribió un email que decía: «Aquí hay links con billetes aéreos a Venezuela. Cómpralo. Vete ya. No haces nada aquí».
A Jana que contesta mis consultas legales y de maternidad (nuestros hijos se llevan solo seis meses) y con ella aprendí que se puede tener las prendas del armario volcadas en un excel (y ahora en Trello).
Pilar que me vio llorando por una catástrofe en Venezuela y me dijo en perfecto andaluz: «esto también se va a acabá, mi negra. Se tiene que acabá». Con ella pasé mi primera Nochevieja fuera de Venezuela. Teníamos guardia y no había nadie en Madrid. :¿Cómo lo vas a pasá sola, mi negra? Te vienes con Nacho y conmigo y punto». ¡Gracias!
Beatriz que me presentó a su amigo de la infancia porque pensaba que nos caeríamos bien. Él es mi amor, mi segoviano, el papá de Mateo. ¡Gracias!
Laura, que vio mi CV y le parecí la candidata perfecta y me contrató. Sergio, Bea y Cris que no entienden por qué soy tan formal en mis correos electrónicos si cinco minutos antes de enviarlos nos hemos tomado un café y hemos echado chistes. Ahora que llevamos un año y medio fuera de la oficina, echo mucho de menos esas risas. ¡Gracias!

Por supuesto que siempre han estado la familia, los amigos de siempre, los de tu infancia y de la vida, pero este post quiere dar gracias a los que hemos conocido en el país a donde llegamos con dos maletas , un ordenador y una lista de tareas por hacer.

Gracias a tantas y tantas personas que te dan su mano, su afecto y que, como Ana Peleteiro, nos van gritando: «llégalo, llégalo». Sin ellos, llegar a las metas no tendría ni el mismo valor ni el mismo sabor ni la misma alegría. ¡Gracias!

En este videíto se puede oir levemente a Peleteiro:

España

Los clásicos del verano en España

Briamel González Zambrano

Para quienes crecimos en zonas tropicales, sin cambios marcados de estaciones, siempre es verano (haciendo la salvedad de los sitios de montaña donde el frío aprieta cuando quiere). De manera que usamos el mismo tipo de ropa todo el año. Quiero decir, que no existían en nuestros armarios los abrigos gordos, ni usábamos a diario botas de caña alta (aunque la tuviéramos porque Zara igual las vendía en nuestro país, ja ja), ni guantes, ni gorros, ni nada con lana ni forros polares. Además, los bañadores y el protector solar estaban disponibles y no guardados durante meses en una maleta o en el trastero.

Entonces te mudas a España, que es un país con estaciones y ves cómo todo el mundo espera el verano con ansias (incluyéndote a ti). Con la llegada del período estival aparecen no solo los bikinis sino también otros clásicos del verano que explico a continuación.

Veranear en la playita

Veranear: Un verbo que no usamos en el Caribe porque allí no existen estaciones marcadas y más o menos siempre hace calor (salvo algunas excepciones). En cambio, en los sitios donde el clima cambia cada cuatro meses, el verano se espera con ilusión y con muchos planes (así sean mentales). Veranear es irte de vacaciones a un lugar, sea una playa, un pueblo de interior, una montaña o al extranjero. Puedes preguntar a un amigo español ¿dónde veraneabas de pequeño?  Te contará sus aventuras infantiles, así sea en el propio patio de su comunidad de vecinos.

La canción del verano. Se trata del tema pegadizo que todas las emisoras radiales ponen a cada rato durante esos meses de calor. La lista de este tipo de éxitos incluye clásicos como “Un rayo de sol”, “Eva María”, “Aquí no hay playa”, “ El tractor amarillo” “Sopa de Caracol” o “El Anillo”. Si eres muy joven y no te suena ninguna, puedes ver el inventario de canciones veraniegas de los últimos treinta años aquí.

Operación Bikini. La dieta o régimen como se dice aquí para ponerte el cuerpo lo más adecentado posible de cara a pasar muchas horas en la playa y con poca ropa. Para las mujeres puede incluir además la manicura, pedicura y la depilación general.

La operación bikini y el viajecito con amigos o familia

El ligue del verano. Esa aventurilla amorosa que puedes tener en tus vacaciones. Casi siempre se remite a la etapa adolescente, pero podría cubrir casi cualquier etapa de la vida.  Al final, el verano es para pasárselo bien. No te enganches, que seguro no vuelves a ver a esa persona en tu vida. Aunque ahora con las redes sociales, pues nunca se sabe.

El pueblo. Si tienes abuelos o padres con pueblo, pasarás una parte del verano allí durante tu infancia. Si haces amigos y tienes tu peña, irás también en la adolescencia. Si no sabes de lo que te hablo, te invito a leer esto de “Tener pueblo en España”.

Campamento de verano. Los padres buscan diversión para los niños y que ellos puedan seguir trabajando. Esto también lo hacemos en el Caribe. De hecho, las empresas grandes suelen tener su “plan vacacional corporativo”.

La piscina. O tienes amigos con piscina, o la tienes en tu comunidad o vas a la piscina municipal cuando el calor arrecia.

Ir a la piscina es un deber en verano.

El chiringuito. Es ese sitio de la playa donde te venden las copas, la comida, los helados, el agua y puedes también sentarte a comer.

Horarios y programación  de verano. Todo  cambia en verano. Parte del sector económico se paraliza entre julio y septiembre. De manera que los horarios de las oficinas, las tiendas, los bancos y muchos servicios cambian. También la programación de la televisión y la radio, que suelen emitir programas más ligeros.

Ola de calor. En las noticias aparece el mapa de España en anarajando en aquellas zonas donde los termómetros pasarán de los 40º. Casi siempre incluye a parte de Andalucía y Extremadura. Siempre se recomienda beber mucha agua.

El calorón nos acompaña y hay que apañarse

Incendios. También por el telediario nos enteramos de que algún punto de España se incendia durante esta temporada.

Aumento de la gasolina. Los precios de los hidrocarburos suelen subir en esta época del año

Cine de verano. Se habilitan espacios municipales para proyección de películas y suele ser una experiencia muy bonita, a la par de cálida.

Festivales de música. También los hacemos en el Caribe, pero aquí se multiplica durante el verano y hay de todo tipo: rock, pop, música celta y lo que quieras.

Entrevistas, España, Migrantes

Máximo Peña: “Ser papá implica haber vuelto a nacer”

El psicólogo y periodista venezolano lleva dos décadas viviendo en Madrid y nos cuenta su recorrido como migrante y como padre. El autor del blog www.psicologiaparatodos.org invita a los hombres a abrirse a la experiencia de la paternidad.

Maximo Peña y su hija Maya hace unos años

Briamel González Zambrano

Máximo Peña (Caracas, 1970) era reportero de la sección de política del diario El Nacional cuando a finales de 1998 decidió que se quería ir de Venezuela para ver mundo y conocer otros lugares. Así que dejó todo y el 15 de enero de 1999 aterrizó en Londres con la excusa de aprender inglés, y además de estudiar el idioma se dedicó a viajar por Europa. Sus amigos le desaconsejaron que se fuera de su país porque consideraban que venían cambios importantes debido a que acababa de ganar las elecciones el teniente coronel Hugo Chávez, alguien a quien Peña conocía por su trabajo.

“Al salir de la cárcel, Chávez era lo que en el argot periodístico denominamos un galápago. Un tipo que llegaba a deshoras a la redacción para que lo entrevistaran, aunque él no tuviera nada nuevo que decir. Nadie en el periódico quería hablar con él porque les dada fastidio, pero como yo era el nuevo, me lo pasaban para que lo atendiera. Con el tiempo, él me propuso que me fuera a trabajar a su lado para gestionarle la prensa. Le dije que no, pero que le podía sugerir a algún compañero que le ayudara en la relación con los medios. Entonces me comentó que no le interesaba si la persona sabía o no de comunicación, que lo importante era que estuviera comprometida con su causa. Eso ya me dio indicios de cómo sería si llegaba a tener algún tipo de poder o gobernar”, recuerda Peña mientras hablamos por videollamada.

De manera que las ganas de viajar salvaron al entonces reportero de ver en directo parte de la destrucción de Venezuela. Al irse en 1999 solo ha sido testigo del desastre político, económico y social a través de sus familiares, sus amigos y de los titulares. Ha sufrido la pérdida del país de una manera diferente. “La migración te deja sin tu contexto habitual y eso es un cambio tremendo. Te abre heridas. A los venezolanos se nos añade (así como a los sirios, por ejemplo) que nos quitaron un lugar a donde volver. Tengo amigos mexicanos, colombianos, argentinos que regresaron a sus países cuando la crisis financiera de España en 2008. Yo no tenía un sitio a donde retornar”, comenta Peña con un tono rotundo.

En el año 2000 llegó a Madrid e inició la vida en pareja con María Jesús Montes (“Chus”), quien fue su compañera en el periódico. Al llegar a España pensó que sería fácil ejercer el periodismo. Aplicó para hacer un máster en el diario El País y quedó seleccionado, pero no becado, de manera que no pudo acceder al curso y decidió buscar empleo en lo que consiguiera. Trabajó como figurante en series de televisión y en películas, fue teleoperador, buzonero, ayudante de escultor, camarero y hasta estuvo atendiendo en una churrería en la Feria del Libro de Madrid, donde le sirvió churros al propio Mario Vargas Llosa. Está convencido de que haber tenido este tipo de ocupaciones lo hicieron crecer como persona, ganar habilidades, destrezas, apertura mental y además nunca más ha tratado mal a nadie que esté en atención al público.

Estuvo dos años como migrante sin papeles hasta que en 2002 regularizó su situación legal y desde el año 2006 cuenta con la nacionalidad española. Lo de trabajar en periodismo lo dejó de lado en parte por la falta de oportunidades, pero también porque, según comenta Peña, no se subió al tren de la modernización y tecnología que ha acompañado a los medios de comunicación en las últimas dos décadas. “Yo escribí noticias en máquinas de escribir. Luego pasé a los ordenadores, pero nunca trabajé en redacciones digitales, ni integradas, ni con redes sociales. De alguna manera me quedé de lado en ese sentido y eso es una desventaja, pero no me quejo”, dice Máximo.

.-¿Qué te llevó a estudiar Psicología?

.-Siempre tuve intereses más allá del periodismo. De hecho, estudié Filosofía al mismo tiempo en la Universidad Central de Venezuela, pero no terminé. En el año 2004 tuve una crisis personal profunda debida a la migración, por todos los cambios que produjo en mí y todo lo que me hizo revisar. A partir de ese momento, no paré de leer temas relacionados con la psique y ya en 2010 empecé formalmente a estudiar la carrera de Psicología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), que es muy exigente. Además yo trabajaba, estudiaba y en el camino me convertí en padre también.

.- En tu blog www.psicologiaparatodos.org hablas de apoyo a migrantes, de la paternidad y de asesoría a padres, además de otros temas. Quisiera centrarme en estos dos. Primero, ¿los migrantes qué apoyo te suelen pedir?

.-Estoy muy orgulloso del blog y allí fusiono mis dos oficios, el de periodista y el de psicólogo.Veo el blog como si fuera la sección de Psicología de un periódico. Como he dicho antes, la migración te cambia el contexto, tus referentes se diluyen y es imposible que migres y sigas siendo la misma persona que eras antes de salir de tu país. Cambia tu forma de pensar en un montón de cosas. De manera que con mis pacientes migrantes hablo de cómo encajar ese cambio enorme que implica trasladarse a otro país, donde no tienes familia, donde nadie te conoce, donde no sabes cómo se hacen las cosas, ni a dónde acudir en determinadas situaciones. Trabajamos las formas y las herramientas para afrontar ese reto. También trato a niños y adolescentes hijos de padres migrantes. Estos pacientes suelen presentar problemas conductuales debido a que los progenitores hacen lo mejor que pueden, pero muchos no tienen tiempo físico para compartir con los niños porque tienen que buscarse la vida, trabajar muchas horas para mantener a la familia. Esto hace que los pequeños pasen gran parte del día solos, jugando a la consola, con pantallas o viendo tele, y luego presentan problemas de adaptación y en el colegio.

Recibo además a parejas de padres primerizos, por ejemplo, porque suelen tener crisis por la transformación que implica la crianza y tener un bebé en tu casa, donde antes han vivido solo dos. Se transforma la sexualidad, la mujer en el puerperio atraviesa muchos procesos, las prioridades son otras y aparecen conflictos. De hecho, la tasa de divorcio se incrementa 30% en esa etapa.

Máximo y su hija Maya disfrutando de un paseo por la playa.

.-Hablando de la paternidad. ¿Cómo hacen los padres tan formados e informados como tú para estar al día de los temas relacionados con crianza e hijos? ¿Cuáles son las fuentes?

.-El camino de ser un padre consciente empieza en el momento en el que quieres serlo. Es decir, cuando yo tenía como 30 o 35 años pensaba que ser padre era lo peor que me podía pasar. Me parecía que esa pequeña persona me venía a robar mi vida, mi libertad, mis ganas de hacer cosas. Son etapas de la vida donde uno suele ser muy egoísta. La realidad es que la paternidad no te quita nada. Por el contrario, tu “yo” se duplica. Para mí, ser papá implica haber vuelto a nacer. Hay una parte de mí que ahora mismo está en el colegio mientras tú y yo hablamos. He aprendido de nuevo lo que implica montar bicicleta, leer cuentos infantiles, a descubrir la naturaleza y sus fenómenos y disfrutar de todo lo que le asombra a mi hija a diario. He aprendido también que ser padre es ser vulnerable porque estás siempre pendiente de esa persona y de su bienestar.

Con respecto a cómo me informo, pues todo empezó durante el embarazo cuando mi mujer se acercó a la asociación El Parto es Nuestro. Se enteró de muchas cosas y yo me involucré en ese proceso. Ella y yo quisimos un parto seguro, planificado y controlado en casa, atendido por una matrona profesional. Eso implica informarse muchísimo con profesionales, a través de asociaciones, con libros, hablando con otros padres.Mi hija Maya nació en nuestro hogar hace casi ocho años. Haber sido testigo de eso fue una experiencia transformadora, algo inexplicable. (Suspira. Se emociona).

A partir de ahí todo ha sido formarme. Siempre de la mano de mi pareja, que ha estudiado y estudia muchísimo para ejercer su maternidad. Me apasionó tanto el tema que mi tesis de grado de psicología trató sobre los cambios en el cerebro de una mujer que da a luz de forma natural y de una mujer que tiene a su bebé por cesárea. Doy charlas además sobre el parto respetado, sobre paternidad y soy miembro de la Asociación Española de Psicología Perinatal y del Instituto Europeo de Salud Perinatal.

.- ¿Qué diferencias ves entre la paternidad que le tocó a nuestros padres y la de la actualidad?

.- Hasta hace muy poco conocimos dos modelos principales de padres: el ausente y el proveedor. El segundo tipo era un papá que trabajaba para obtener el sustento de la familia y que jugaba cuando podía con sus hijos, se lo pasaba bien con ellos cuando tenía tiempo y daba los permisos más importantes para actividades fuera del hogar. Ahora hay una oportunidad tremenda y maravillosa de ampliar la paternidad, de ser un padre que les prepara las comidas, que sabe cuándo le tocan las vacunas a su hijo, cómo se llama el pediatra, qué color le gusta, qué libros lee, qué dibujos quiere ver en la tele, qué deberes tiene que hacer para el cole, en qué curso está, etcétera. No digo que no existieran padres así antes, pero eran muy escasos y nada visibles. Ahora está la posibilidad de implicación mucho mayor en los cuidados, no es que seas una ayuda a la madre, es que es tu derecho y tu deber estar involucrado en todo lo concerniente a tus criaturas. El proceso de crianza es extraordinario porque vuelves a tu infancia, revisitas la relación con tus padres y además generas la ocasión de cortar la cadena de transmisión de traumas.

.-¿Qué quieres decir con esto último?

.-Que si por ejemplo una persona es tímida porque en su casa le mandaban a callar y eso lo convirtió en alguien apocado, eso no tiene que repetirse con tu bebé si no quieres. Si recibías malos tratos, no los tienes que hacer con tu hijo. La crianza es el momento para cambiar esos patrones, para intentar hacerlo mejor y también para repetir aquello que consideramos que nuestros padres han hecho genial.

.-¿Qué consejo darías a unos padres que migran en este momento de la pandemia?

.-La pandemia lo complejiza un poco todo, pero el consejo es que se abran a la experiencia de la paternidad. Que formen tribu con los padres de la guardería o del colegio. Yo siento que me he integrado muchísimo más en España desde que Maya nació. Eso es porque estás en el colegio conociendo a padres que se convierten en amigos, en las personas que a lo mejor la buscan si yo tengo un paciente y no me da tiempo de llegar. La paternidad te ayuda en la integración enormemente. Por ejemplo, llevar a la niña al médico te hace comprender mejor el sistema sanitario, o de qué se habla en la sala de espera, qué dudas tienen otros. A eso me refiero con que esos padres migrantes se involucren y cuanto más lo hagan, más sus hijos y su familia estará integrada en el nuevo país al que llegan.

Como psicólogo, Máximo Peña atiende a migrantes, padres, parejas, adolescentes. Toda la información está en su blog http://www.psicologiaparatodos.org

Entrevistas, España

Madrid Seduce: La plataforma digital que se expande bajo la dirección de una venezolana

La web  www.madridseduce.com cumple seis años no solo brindando opciones de cómo disfrutar de la capital española a través de los cinco sentidos, sino también con planes de crecimiento hacia otras urbes y diferentes maneras de llegar a su comunidad de seguidores. Su creadora, Patsy Montiel Moronta, nos cuenta toda la evolución del proyecto.

Briamel González Zambrano

Patsy Montiel explora los planes de ocio en Madrid y los cuenta en su plataforma.

La Puerta del Sol, Cibeles, Neptuno, Atocha, Barajas, El Paseo del Prado, El Paseo de La Castellana, Chamberí, Malasaña, Lavapiés, Chueca. Todos estos sitios le suenan a los madrileños y residentes de Madrid. Son postales y pinturas que se encuentran marcadas en los mapas para los turistas. La caraqueña Patsy Montiel Moronta se propuso ampliar la mirada más allá de lo conocido y contar las experiencias y opciones de entretenimiento (gastronómico, musical, y de tendencias culturales) que ofrece la urbe a través de su proyecto digital Madrid Seduce, que cuenta con página web, Instagram, Twitter y Facebook.

La plataforma cumplió su sexto aniversario a principios de agosto. Aún en medio de la pandemia y sus restricciones, Montiel no ha dejado de trabajar, pensar ideas de expansión y mejoras para que Madrid Seduce continúe creciendo y cautivando a su comunidad de seguidores. La entrevisto (a través de videollamada) para hablar de estos temas y también de su historia como inmigrante, ya que el año que viene cumplirá veinte años viviendo en España.

En mayo de 2014 la entrevisté para el diario TalCual. Faltaban poco más dos meses para el lanzamiento de Madrid Seduce. El titular fue: “Una caraqueña convierte a Madrid en su marca personal”. ¿Seis años después podríamos mantenerlo? ¿Cuál es el balance?

.-¡Uff! Podríamos mantener ese titular y llenarlo con muchas experiencias lindas que han pasado en estos seis años. Podríamos revalorizarlo, diciendo el recorrido que hemos hecho. Por ejemplo, ahora yo soy más protagonista, más visible. Al principio, quise que siempre fuese solo Madrid la que quedara plasmada en todos los contenidos, que esa fuera la marca. Sin embargo, con el aprendizaje y siempre a través de lo que te dice la audiencia, me di cuenta de que era necesario humanizar todo, eso fideliza mucho más al público.

Mucha gente pensaba al principio que Madrid Seduce era un equipo de muchas personas y, en realidad, era yo sola. La comunidad pedía saber quién estaba detrás. Empecé a hacer publicaciones esporádicas donde aparecía una foto mía, o con mi voz, y tenía mucho éxito. Sobre todo, porque la gente necesita poner una cara, saber quién está a cargo. Así que ahora se me ve mucho más. Cuando empecé no había stories, ni lives, ni reels. Todo eso fue apareciendo y uno como creador de contenido también se va adaptando a lo que es más útil para divulgar tu trabajo.

.- ¿Qué aprendizaje ha adquirido estos años para potenciar Madrid Seduce?

.-Hay como dos ramas de aprendizajes: los técnicos y los humanos, por agruparlos de alguna manera. Los técnicos han sido todos aquellos relacionados con las redes sociales y su evolución, hay que estar actualizado con las tendencias, saber qué utilizar y qué no. Me refiero a los lives, las analíticas, las métricas, los nuevos formatos, la optimización de las campañas, etc.

En 2016 hice un máster de emprendimiento. Eso me abrió mucho la mente para entender que en mis manos no solo tengo una página web, ni un blog personal, sino que era mi emprendimiento, mi modus vivendi.  Ahí aprendí sobre líneas de negocio, cómo estructurar un proyecto, mejorar propuestas, consolidar las relaciones con los clientes, aprendí a mirar más con una visión empresarial. De allí nació el germen de mi otro proyecto que es G al punto, mi boutique de comunicación y redes sociales centrada en apoyar a emprendedores gastronómicos. 

También he aprendido a inspirarme en compañeros que lo hacen muy bien, a trabajar en equipo y acorde a estos tiempos, a aplicar lo que se llama I+D (investigación y desarrollo).

El aprendizaje humano también es muy grande. Cuando ofreces un producto que has creado de cero y lo das al público estás entregándole tu proyecto. Los comentarios de la gente, de los clientes, lo que te hace crecer y aprender de cómo mejorar y gestionar no solo contenidos, también emociones y sensaciones. Aprendí a delegar, porque ahora no estoy sola, tengo un equipo de colaboradores free lance a quienes coordino.

Patsy Montiel, creadora de Madrid Seduce
Patsy en el Parque del Buen Retiro. La venezolana cumplirá pronto veinte años viviendo en Madrid.

.-¿Cómo aplica el I+D en Madrid Seduce?

.-Aportando valor. Creando nuevas líneas de contenidos que sean muy marcadas, originales. He estado trabajando en ella antes y durante la pandemia. ¡Aquí te vienen las primicias! Viene la newsletter, un podcast itinerante que será audiovisual y en distintos lugares contando experiencias gastronómicas, y lúdicas en Madrid, además allí haremos lo que en publicidad llamamos product placement o emplazamiento publicitario. Tendremos una estrategia comercial más potente, reforzada. Esto del I+D no es otra cosa que reinventarse con aportaciones distintas.

Todos estos eran proyectos que yo tenía en mente antes de la pandemia y que esta crisis me hizo reflexionar en por qué los retrasé y en la necesidad de ponerlos en marcha.

Tengo además la idea de ofrecer formaciones online. Esto sí que ha nacido en el confinamiento porque he hecho muchos lives en Instagram en los que he contado mi historia como emprendedora, o cómo ha funcionado mi proyecto. Ha generado interés en personas que tienen planes de emprender. Entonces por ahí podría también transitar un camino hacia ser formadora.

Además, estamos apuntando a trabajar contenido de otras ciudades. Ya hemos abierto las cuentas de Barcelona Seduce, Castellón Seduce, Asturias Seduce y Galicia Seduce. Estos son planes en desarrollo y hasta aquí te puedo contar (risas).  

.-Con tantos blogs sobre Madrid a día de hoy ¿cuál es ese valor que aporta Madrid Seduce?

.-Creo que es el storytelling, es decir, cómo cuento la historia. Al final es mi mirada y siempre estoy buscando una narrativa distinta, disruptiva, fotografías diferentes, que el contenido seduzca a la comunidad. Te pongo un ejemplo, durante la pandemia escribimos textos sobre obras maestras que han nacido en cuarentenas históricas, o quince hitos históricos ocurridos en Madrid antes del Covid19 (tornado, Guerra Civil, atentados de ETA, incendios, crisis de 2008, atentados de Atocha, etc.). A esto me refiero con otra mirada, nadie más tocó estos temas y generaron mucho interés. Por eso insisto en aportar la diferencia. A lo mejor no publicamos con un volumen enorme, pero buscamos lo distinto que al público le engancha.

.-¿Cómo gestiona la agenda para cubrir los múltiples eventos que hay en la ciudad?

.-¡Madrid no para! Cuando empecé había muchos planes casi todos los jueves. Ahora puedo tener invitaciones de lunes a jueves. Los viernes por la tarde los reservo siempre para empezar a descansar, ponerme el pijamas, sofá y Netflix. Quienes trabajamos en esto vivimos al revés que los demás. Salimos de cena, copas, planes y diversión de lunes a jueves. El fin de semana queremos reposar un poco. 

De manera que lo que hago es filtrar mucho a dónde quiero ir, pienso si va a añadir algo a mi comunidad, si puede ser de su interés y si es más de lo mismo. Esos son mis criterios para filtrar. A veces me toca elegir entre dos opciones que ambas son buenas, pero son a la misma hora y el mismo día.

Patsy Montiel meses antes del lanzamiento de Madrid Seduce en 2014.

.-Ha mencionado varias veces el tema de la pandemia del Covid-19 ¿Cómo ha afectado a su sector?

.-Al principio con mucha incertidumbre y desasosiego. Sin saber si parar campañas que ya tenías pautadas o seguir adelante. Tengo clientes y amigos en el sector de la restauración, que se detuvo casi del todo durante el confinamiento de marzo y abril. Tuvimos que romper la planificación en el área digital. De manera que hubo mucho vértigo. Decidí apoyarlos, hablar de sus propuestas de entrega a domicilio que se consolidaron mucho y sirvieron de plataforma para sus negocios.

Ha sido un tiempo para reflexionar. Aunque la palabra esté muy manida, hemos estado en constante reinvención de cómo hacer para ayudar a nuestros clientes y marcas aliadas. Participar en los lives que te mencionaba me permitieron tener una conexión directa con la audiencia y que me hicieran muchas consultas y aportaciones también de cómo afrontar este tiempo tan convulso.

Ahora mismo, seguimos con la pandemia en pleno desarrollo, con parte del ocio nocturno cerrado, con escenarios inciertos, pero siempre con la mirada en cómo salir adelante y cómo aportar desde mi plataforma para que, tanto la audiencia como los clientes, saquen las mejores experiencias del Madrid que tenemos hoy.

Por cierto, un proyecto que nació muy poco antes de la pandemia fue “Venezuela en 360º”, que consiste en unirnos tres emprendedores digitales venezolanos para apoyar a los hosteleros paisanos nuestros. Grabamos los piloto días antes de que decretaran el estado de alarma y ahora ya vamos retomando con más clientes.

.-¿En qué consiste Venezuela en 360º? ¿Quiénes son sus compañeros?

.-Somos tres venezolanos con tres plataformas muy diferenciadas. Axa Milá de La Roca, que es La Gastronófila, habla desde el punto de vista de la inmersión en la cocina. Alfonzo Iannucci, que con Diáspora Venezolana se ha dedicado a entrevistar a venezolanos en toda España y en distintos países para que cuenten su historia migrante. Yo, desde Madrid Seduce, quiero contar qué están aportando los emprendedores gastronómicos venezolanos a la ciudad.

Nos juntamos los tres. Visitamos un restaurante y cada uno graba su vídeo desde estas tres perspectivas distintas.  Nos ha parecido un concepto muy chulo y diferenciador. Se detuvo por la pandemia, pero hay mucho interés y en los próximos meses estaremos trabajando en ello. Será una bonita manera de mostrar todo lo que está pasando en las cocinas y restaurantes de venezolanos. Es impresionante la cantidad que hay y queremos mostrarlos a nuestras comunidades digitales.

Este proyecto también me parece que es una manera de construir país estando fuera, de apoyar a los emprendedores. Madrid Seduce no es una plataforma dirigida para venezolanos sino para todo el que le guste la ciudad o la quiera visitar. Ahora bien, si ahora somos tantos venezolanos aquí por qué no contarlo y hablar de lo que traen para ofrecer.

.- Ahora hablemos de su experiencia migratoria. Se vino de Caracas a Madrid en el año 2001 con una beca para un máster. En pocos meses cumplirá 20 años viviendo en España. ¿Cuál es el balance de casi dos décadas?

.- Ha sido un camino de curvas, subidas, bajadas, frenazos, pero siempre aprendiendo un montón. Sigo maravillándome con este país. Con sus paisajes, los que conozco y los que me faltan. También con su gente. Diecinueve años después me siento integrada y muy agradecida. Ahora tengo como lo mejor de mis dos países. De cuatro años para acá se ha venido mucha gente querida, amigos de la universidad, del colegio, de mi vecindario. De manera que hay días en que me siento en la Caracas de los años noventa con la seguridad del Madrid de 2020.

¿Por qué de los noventa?

Porque fue la época en la que me formé, fui a la universidad, me hice adulta, hice amistades que aún conservo. Aquel tiempo no es que el país era fantástico, había problemas, pero era vivible. Había movida nocturna y cultural muy interesante, se podían hacer cosas que hoy son impensables. Entonces tener a esos amigos aquí y hacer planes en Madrid es lo que te digo: lo mejor de mis dos países. Mi resumen de estos diecinueve años es la palabra alquimia. Se han unido diferentes elementos para hacer una mejor Patsy.

.-¿Qué consejo le da a los venezolanos que llevan poco tiempo viviendo aquí o que migrarán en breve?

.-Que sean una página en blanco. No hay que dar nada por hecho. Puedes ser en Venezuela una eminencia en tu área, pero aquí la gente no sabe eso. Mi consejo es llenarse de humildad y abrirse al aprendizaje que implica migrar. Debe pensar en el valor de lo que sabe hacer y cómo eso puede aportar algo en el sitio al que llega. También debe barajar la posibilidad de cambiar de rama, pensar que eso es factible.

Lección importante para aprender: sin perder tus raíces, adáptate lo más rápido posible. Puedes valorar nuestras costumbres e incorporar las españolas que más se adapten a ti, cambiar la mirada. Por ejemplo, yo nunca he podido echar la siesta, pero, hago un montón de cosas que son parte de este país, desde tomar el aperitivo, descansar en verano, hasta ver las fiestas regionales e incorporar las palabras españolas en mi habla.

La migración tiene una parte inicial de duelo, pero en cuanto se pasa, se abren los ojos a lo nuevo con gratitud, con emoción, con ilusión.

Otro consejo importante: tejer redes desde temprano con gente local. Tendemos a hacer guetos venezolanos y eso es natural, pero hagamos amigos del sitio al que llegamos. Eso nos permitirá integrarnos mucho más rápido y comprender la cultura mucho mejor. 

Patsy recomienda tener humildad a los venezolanos que llegan a otro país
España

Tener pueblo en España

pueblo3
Cadaqués. Un pueblo en la Costa Brava que inspiró a Dalí

 

Briamel González Zambrano

El 15 de agosto es festivo en toda España y se supone que este día los pueblos españoles celebrarían sus fiestas patronales, pero este año la pandemia lo impidió. Sin embargo, les quiero hablar de lo que es, significa e implica tener pueblo.

En Venezuela se solía decir “Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebras”, aludiendo a que en la capital siempre estaba lo más avanzado en casi todo, desde la moda, la gastronomía, la tecnología o el mundo del entretenimiento. Yo nunca caía en esa discusión porque me daba más bien vergüenza ajena cierta ignorancia de los capitalinos de su propio país y porque la mayoría de las veces eran bromas retadoras para ver si te picabas.

Cuando nos fuimos de Puerto Ordaz a estudiar en Caracas, había gente en la universidad que nos preguntaba cómo hacíamos para llegar al colegio dado que nuestra ciudad “estaba en medio de la selva”. Un par de amigos se inventaban historias tipo: “Nos subíamos a una chalana, luego íbamos en curiara por el río abajo. Llegábamos a la escuela que estaba en pleno monte y en las aulas teníamos que estar pendientes por si entraba alguna culebra o un mono”. Yo me partía de risa y no dudo que alguien les hubiera creído.

En España, también hay rencillas entre Madrid y Barcelona y entre las capitales de Comunidades Autónomas y las ciudades relevantes (por ejemplo, entre Sevilla y Granada, Córdoba o Málaga).  Es un país con un grueso territorio rural y ocho mil kilómetros de costa. De manera que en su geografía se puede encontrar campo, vides, olivos, girasoles, melones y también mar Mediterráneo, Atlántico, Cantábrico, además de zonas de montañas deslumbrantes. Alrededor de todos estos paisajes hay casi diecinueve mil pueblos que pueden tener desde diez a muchos miles de habitantes.

pueblo4
Olvera, un pueblo en la sierra de Cádiz

En las aldeas y poblados españoles hay una gran riqueza cultural. De hecho, desde muchas de esas villas fue desde donde salieron los migrantes que llegaron a América, a Alemania y a otras zonas del mundo cuando aquí había guerras y hambrunas. Conscientes de ello, los pueblerinos que salieron a estudiar y vivir en ciudades en España pocas veces dejan atrás su pueblo. Lo visitan, lo quieren y tratan de no faltar a sus fiestas ni perder el contacto con determinadas tradiciones. Quien tiene pueblo tiene un tesoro, sobre todo en verano. Porque cuenta con un lugar a donde ir para escapar de la ciudad, casi siempre refrescarse en un riachuelo o en el mar. Puede reconectar con la naturaleza, con amigos de la infancia y con la familia. Pasar días sin internet, televisión o tecnología, si te apetece. Ir de bares, visitar pueblos vecinos, redescubrir monumentos. Reír y disfrutar.

Tengo la suerte de que mi pareja sea un chico de pueblo. Vamos mucho a lo largo del año porque solo está a 130 kilómetros de Madrid. Hace un frío que pela y en verano se está mucho más fresco que en Madrid. Tiene lagunas, embalses, riachuelos y paisajes mágicos con fauna deslumbrante. Así que es nuestro pequeño oasis de descanso y solaz. Si tienes un amigo español que te propone ir a su pueblo, JAMÁS desprecies esa invitación. Aprovecha la oportunidad y sobre todo abre tu mirada para descubrir cosas nuevas. Si vas con la mentalidad de “me invitaron a un monte, yo que soy de ciudad”, mejor quédate en tu casita. Si quieres ver otras formas de vivir, de ser y de estar, entonces ve, conoce, come, baila y adéntrate en esa España que va más allá de los anuncios publicitarios. Allí hay mucho que encontrar.

pueblo2

Una amiga venezolana que tiene tres niños y vive en Madrid me dice que un día tuvo que explicarles a sus hijos por qué ellos no tienen pueblo donde ir. Los chicos lo preguntaban porque todos sus compañeros de clases hablan del pueblo de sus abuelos y de ir al pueblo en fiestas. “Les dije que no somos de aquí, que nuestra familia está lejos, pero que no importaba porque teníamos España entera para irla conociendo cuando queramos. Mientras les daba mi respuesta me dieron ganas de llorar porque en el fondo yo también quisiera tener pueblo”.

Información de interés:

Los pueblos más bonitos de España